martes, febrero 28

Un millón de ladrillos cocidos a fuego,
colocados prolijos en hileras hasta el horizonte,
vigas de metal enriquecido por deshielos antiguos,
piedras fundamentales,
el pesado martillo que atora clavos en maderas tercas,
símbolos de la industria y la arquitectura,
del urbanismo viejo.

Cómo nos habrán sabido e imaginado ?

No hay comentarios:

Publicar un comentario