miércoles, agosto 19

No podrás ufanarte de mis cambios
oh Tiempo, que pirámides eriges
que no son novedad y no me asombran,
pues sólo reedificas cosas vistas.
Fugaz es nuestro paso, y admiramos
lo que es viejo creyéndolo reciente,
pensando que nació para nosotros
aun cuando de antiguo se lo nombra.
A ti y tus testimonios desafío,
reniego del presente y del pasado,
pues tus crónicas y todo cuanto vemos
son engaños que urde tu premura.
Prometo, y es promesa eterna,
ser leal a pesar de tu guadaña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario