miércoles, agosto 19

No podrás ufanarte de mis cambios
oh Tiempo, que pirámides eriges
que no son novedad y no me asombran,
pues sólo reedificas cosas vistas.
Fugaz es nuestro paso, y admiramos
lo que es viejo creyéndolo reciente,
pensando que nació para nosotros
aun cuando de antiguo se lo nombra.
A ti y tus testimonios desafío,
reniego del presente y del pasado,
pues tus crónicas y todo cuanto vemos
son engaños que urde tu premura.
Prometo, y es promesa eterna,
ser leal a pesar de tu guadaña.

lunes, agosto 10

 Pasamos junto a los constructores. Los mismos han sido dados con la orden, orden no impuesta por sus superiores, jafes, o capataces, sino por el orgullo de estar saludandonos junto sus obras y con el abrazo fraternal de la nacion. Una vez terminada la obra y desaparecidos sus obreros (para continuar sus trabajos quizas en otros lugares), su obra impoluta, de hormigon incorruptible y eterno, tambien sera como un saludo de la humanidad, de la nacion, al individuo y su memoria. 
Porque la memoria es lo abstracto de la realidad que perdura en cada uno, pero tambien está la memoria colectiva de las construccioned y las cosas. No podriamos negar que las grandes y pequeñas cataratas en iguazu no son un saludo primordial de la naturaleza al manati, al tucan, a los loros y al tapir; pero tambien lo es hombre (éste es realmente quien lo entiende como saludo). Como tampoco podemos negar que el Pasaje Barolo, las construcciones federales, las estaciones de trenes (por nombrar unos pocos de infinitos) tambien lo son. Un saludo postumo a la humanidad.  
 Otras cuestiones como las convenciomes sociales, leyes y costumbres (nuevamente, sólo explicito unos pocos ejemplos) también lo son. Pero quiero destacar los grandes edificios y obras de arquitectura e ingenieria civil construidas para todos los hombres, desde epocas donde las personas no registraban eventos con el uso de la palabra, para todos sus sucedanios hasta el dia de la fecha y hasta un impredecible y (cualquier hacedor lo desearía así) infinito futuro. Esas obras, como los saludos de los obreros, nos saludas y festejan la existencia. Son tanto como abrazos de padres y madres, pero colectivos y dignos de respeto y orgullo.
Me encontré con el hacha,
el leñador despierto,
las cuevas sin osos.

El filo intocable y peligroso,
su bárba hecha de hilos densos,
profundas, infinitas.

De acero cubierto de rocio,
de típica camiza, las botas con barro,
piedras y colores grisaceos.

La imagen es de un bosque.
La imagen es de un bosque.
La imagen es de un bosque.

Los castores construyen las represas,
sus colas son vendidas en la ciudad,
sus dientes aplacan los bosques.

 Los hongos, las plantas de castañas,
las turbas pisadas por generaciones hervaceas,
que llegan hasta el fondo, en suceción precámbrica.

Quiero verlo todo y verte con tus botas, ahí.

domingo, agosto 2

Diver

Ella me rompe,
me esculpe,
me deja de pie.

Quiere que sea artista
y me arremolina.

Me arremolina,
y las cosas todas
cambian su gusto,
su forma.

/* paso a detallar

las cosas son todas las percibidas por los sentidos,

el método es sencillo y maquinal:
si se pasa a ejecutar las funciones que general el impulso de las emociones y el tiempo,
en vez de ser ellas en su estado vívido y primordial ( con el supuesto de que éstas funciones son limpias y les son propias un estado primordial, puro y traslúcido, etc ), son reemplazadas por otras que, al ser llamadas podrían ser de la siguiente forma en un algoritmo de alto nivel:

nuevo sentir (todo)
 {
ella  (todo)
sentir (todo) 
 }
// FUNCION (ARGUMENTO) {CUERPO}
//ella es una función foránea, sentir es la función más propia.
*/

Ella es misteriosa y serena en mí.
,me eleva y me vuelca,
la acaricio y me acaricia. 

El tacto y las demaces cosas de los sentidos son, ahora, sus sentidos y mis sentidos.
Es mío y suyo. Es ambo.