jueves, diciembre 26

Adoquines

Salgo en mi cono de lluvia.
El placer de deslizarse
y el rodado silencioso
de los rulemandes.

Paro.

Al viento le han dado celos,
ruge ahora,
imitando el tictac de los rodamientos.
Las calles vacias,
las luces me quiñan ,
el viento susurra el nobre de otra ciudad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario