sábado, septiembre 14

(Las lámparas atornilladas a la pared
emiten un chispazo de radiación
de tal color naranja antiguo,
y tal blanco resquebradizo en los bordes
que se pliegan llegando a las esquinas,
dejando los bordes en sombras,
como un pergamino de historias ofuscadas.)

Siento el tiempo zumbando,
como un insecto verde metalizado
que vibra su organo a la sombra del rio,
pero yo por ideas, no por oganizmo,
en el sigsag de estas que vagas no quieren resolverse.

Y en eso.
Nada se piensa dos veces,
la máquina se ajusta y continua.
La grasa de la arandelas hacen que la carne se escurra suave
entre el grotesco murmullo de artilleria
que me delata la hora.

Que otorgo y a quien favorezco.

...
A quién voy a esperar a la salida?
De dónde voy a poder salir?
Dónde estarán los lugares?

cuanta seriedad.






No hay comentarios:

Publicar un comentario