miércoles, junio 1

Poesía vieja y distante





Espero nuestro encuentro,
tu llamada,
leyendo la poesía.,
tu poesía vieja.

Tan brillante el recuerdo
de abrazos,
de tus manos que avanzan
acariciando de manera delicada.,
pero con la decición inmutable
que hace que las nubes viajen
cargadas de tormentas,
hacia el sur que nos espera
cuándo el año toque las doce,
cuándo las barreras y los hilos
que sujetan nuestros músculos
a esta ciudad de cromo,
pulido de vez en cuando,
(por manos, que detrás hay manos,
siempre desconocidas),
se desaten, se rompan
y nosotros marchemos
atiborrados de felicidad
y nos deshagamos en partículas, murmurando y susurrando
como el viento, por entre los árboles.

Hasta que nuestos hojos reflejen
montañas, bosques,
y vos
. Y yo en vos
Y vos en mí.

18/02/2010.
.,

2 comentarios: