miércoles, octubre 28

Hasta dónde suben las persianas antes de derrumbarse (en su ruido roto),. nunca la hubieses subido.

Ella, se acuesta en mis brazos.
No quedan brazos para sostenerla.
Los pocos brazos que quedan intentan sostener mi cabeza.
Sostener el sexo, sostener el tiempo podrido.
Y gotas. Cuantas gotas. Cuantos sables clavé en sus ojos. Cuantas sangres en sus mejillas.
Y los dientes. Cuántos dientes en sus dientes, cuántas lenguas en su lengua.
Me aterran los días siguientes. Me aterra que después del sueño todo se empieza de nuevo.
"debemos salir a la mañana del mundo" dije.
Mentiras.
Una y otra vez, mentiras.
(sí sí)
Se revierte. Porque se revierte. Por qué. Se vierte.
Una daga tremenda o la deliciosa estética de la muerte.
Una estética. Una moral. Se descompuso. No funciona más.

Somos la piel del mundo. Nuestros pestañas. Tus pestañas. (mis vistas las supieron guardar). Tu piel, en cada uno de los poros de mis poros de dedos.
Mordeme, arrancame la garganta. Sacame la piel dentre tus uñas. Sacame la vida del último rincón u obligame a olvidame.

domingo, octubre 25


Poseído del alba

El alba me sorprenderá,

con la vísta sumergida en el mar...

donde van los colores,

a la cerrazón...

Estas son luces que nacen,

y mueren...

ya no quedan más amigos,

de lo eterno...

El cielo con violencia se da...

puede chuparte la energía total...

y si el cielo te busca,

no tenés que estar...

Soy un ángel de hambres,

muy bien reales...

soy tan frágil que tengo

(como vos)

que transformarme...

Hoy,

te quiero proponer,

que mires en tu mar,

mar cerebral,

porque yo sé...

Mar,

masa de mar,

lo que yo sé

¡es que tienes que amarme!

Si no bajo de esta piel antigua,

yo ya no voy a estar...

Estas son luces que nacen,

y mueren...

ya no quedan más amigos,

de lo eterno...

El cielo con violencia se da...

puede chuparte la energía total...

y si el cielo me busca

pues yo no voy a estar, no...

Soy un ángel de hambres,

muy bien reales...

soy tan frágil,

que tengo

(como vos)

que transformarme...


domingo, octubre 18

Poco a poco mi cuerpo desnudo , el cual yacía inmóvil sobre la verde campiña virgen, se iba descomponiendo, el sol y las abundantes lluvias primaverales daban una gran apoyo a que esto se acelere. La primer semana fue la más monótona, unos pocos animales se acercaron inquietos aunque mas tarde se iban sin siquiera voltear el rostro. Luego de esta primera semana mi cuerpo se empezó a descomponer y para mi asombro, ese proceso sucedió en un tiempo menor al previsto, pronto mi piel se empezaba tajar por la acumulación de gases dentro del cuerpo, dejando entrever la carne desnuda, ya de un color blanco amarillento. Siguieron pasando los días y poco a poco mi cuerpo se fue poblando de larvas y gusanos, las larvas blancas de mosca eran pequeñas y se retorcían en las hendiduras de mi piel, los gusanos, en tanto, iban devorándome de a poco. Y sentí en carne muerta los huesos y la carne desplazándose para dejar pasar a aquellas criaturas, y aunque siempre muerto, también sentí la paliza de los gusanos masticando mis entrañas, mis músculos, mis viseras, los ojos y la lengua, y aquellas cosquillas fatales, terrible agonía de mi vida y para ellos bruto cadáver exquisito, fue lo que me demostró lo falso en lo romántico o el brutal placer de volver a nuestra naturaleza creadora. Y una idea bastante atinada de lo que suele llamar el infierno.
De pronto, cuando el dolor empezaba a ser mas que insoportable, desperté bruscamente. Había sido un sueño y los últimos residuos de éste se extinguían de un modo leve.

martes, octubre 6

Lírica del fin del mundo.

Los oficios se perdieron en el agua. El agua se los llevó. Mientras cargaba los vestigios de queroseno, algunas bolsas de plástico blancas rotas y unos vidrios rotos que podrían haber sido, hace unas pocas horas, botellas rotas. Un yuyo crecía cerca del cordón. Y más bolsas y bolsas de residuos negras se amontonaban junto a un par de cajas de cartón y botellas. (Era evidente lo de que era día, pero las personas a veces no logran develar la imagen cuando la tienen en frente a la nariz., incluso mi psicólogo había dicho una vez que aquello que no interesa en nuestra conciencia nos es invisible). Era de día, unas flores muy amarillas mostraban lo que sólo al caminar se ve: la muchedumbre de amarillo que dan algunas flores silvestres. Barras inmensas de hierro; vías; la “rambla”. Justo pasaba yo para ver la gran fotografía. Mis sensibles pupilas arrebataron la idea de ese mundo que ahora es idea. Y esto de acá es idea. Entonces me doy cuenta. El pasado sólo es pasado porque permanece en el presente como una idea. El futuro sólo es futuro porque permanece en el presente como una idea. Borges decía que el dinero es un abanico de posibilidades infinitas. Yo, en cambio, sostengo que para conseguir dinero uno tiene que gastar su presente en hacer esto y que muchas veces uno gasta el presente en pensar en las muchas posibilidades que el dinero da, mientras trabaja a por él. Y en éste sentido gasta su pasado futuro.
¿Y para qué la complicación sí de tanto pensar, me levanto de la silla y apoyo mi pie sobre un gran mancha de salsa que había derramado horas antes sobre el suelo de madera?.
Bueno., como decía, los oficios se perdieron en el agua. Se los llevaron cuando trajeron el último modelo de televisor a mí casa. Cuando nací, en el año noventa, según sé de historia, dejaron pasar el agua en la represa. Alguien firmó un papel de ceros y ceros. Y el agua arrasó., se llevó todo. Lo bueno es que ahora tenemos buen fútbol.

Siempre perdiéndome. Lírica. Qué es el fin del mundo. Sí nuevamente tengo que hablar de mi pasado (y de qué otra cosa voy a hablar ahora sí lo único que me queda en mi cabeza es un pedazo de años), había compuesto un cuadro, una pintura malísima, pero su nombre era “hombre fumando se jacta de que el futuro era sólo una idea”. En ese momento pensaba que “jacta” significaba darse cuenta de algo. En fin, la idea era el hombre de perfil en plano, el fondo en plano, de su boca salía una gran boquilla que sostenía una de sus manos y de la gran boquilla una humareda de colores con la misma forma e idea de su cabeza. Su futuro era sólo una idea. El humo era el presente que se fuga en la inmediatez. Su cabeza también tenía el humo que provoca que todos los actos sean efímeros. Y sobre esta mal ejecutada escena, el profundo título. El futuro es una idea, y las ideas se manejan en la racionalidad de nuestros tiempos presentes, al mismo tiempo nuestro pasado ha sido lo que moldeo nuestro pensamiento actual, y en ese pasado los lazos invisibles que trajeron nuestro pesado cadáver hasta el ahora fueron ni más ni menos que el ideal de ese tiempo, que en su momento fue también presente.

lunes, octubre 5

Levantamientos del Bakumatsu.

-Bakumatsu no Douran “Levantamientos del (Fin del Régimen del Shogun)” Período histórico que marcó un quiebre en la historia de Japón.

-Por más de doscientos cincuenta años (1600-1868) Japón había permanecido aislado del resto del mundo, viviendo bajo un régimen militar conocido como el Shogunato, con base en Edo. Hay que considerar también que en esa época existía un Emperador (poder espiritual y religioso) y el Shogun (poder político y militar). Si bien el ambiente reinante en ese país es totalmente medieval, hay que tener en cuenta que el resto del mundo estaba ya muy lejos de la Edad Media (476-1453~1521).

-En 1853, sucede un incidente conocido como el Kuro-Fune Raikou “Llegada de los Barcos Negros” que fue el evento detonante de la revolución que se desencadenaría luego. Estos barcos pertenecían a la marina de Estados Unidos y se encontraban al mando del Comodoro Perry. Estaban fuertemente armados y venían en misión de obtener derechos especiales para comerciar con Japón.

-El régimen del Shogun no tuvo otra opción más que aceptar, ya que no podían hacer frente al armamento tan avanzado de los Barcos Negros, rompiendo su política de aislamiento al firmar el tratado de Kanagawa con Perry.

-Este hecho fue shockeante para la gente de Japón ya que puso en evidencia la debilidad de Japón ante el resto de las naciones avanzadas, miedo que era aumentado por la ocupación inglesa de su vecino, China. Por esto muchos entendieron que si no se salía del régimen feudal, Japón no podría mantenerse independiente, por lo que muchos líderes militares comenzaron a comprar armamento occidental e incluso cedieron libremente su poder y grandes privilegios en pos del cambio.

-En un intento de mantener independencia los clanes de Choushuu y Satsuma realizaron ciertos ataques contra las presiones extranjeras, por lo que fueron severamente castigados por el propio gobierno del Shogun. Ante esta reacción estas dos facciones decidieron formar una fuerza revolucionaria que terminara con este régimen, adoptar costumbres y herramientas de desarrollo occidentales y así poder sobrevivir como nación independiente.

-Como era de esperarse no todos los líderes militares iban a estar dispuestos a ceder sus privilegios, y menos las clases más altas, por lo cual se desencadenó una confrontación entre los partidarios de la reforma y destitución del régimen del Shogun de la dinastía Tokugawa; contra los partidarios del régimen del Shogun.

Los rebeldes estaban formados en su mayoría por los clanes de Choushuu y Satsuma (anteriormente castigados) y se hicieron llamar Ishin Shishi (Patriotas de la Restauración). Una de las fuerzas armadas creadas por el Bakufu (gobierno del Shogun), eran los Shinsengumi: un grupo de estilo policial que patrullaba las calles de Kyoto (donde se concentraban las fuerzas del Bakufu), formado por no más de 300 hombres. Este grupo en su mayoría por samurái que habían quedado sin amo, es decir Ronin, sigue siendo muy famoso y admirado en la actualidad por sus acciones heroicas aunque estaba del lado anti-cambio.

-Para 1867 la balanza del poder estaba bastante inclinada a favor de los revolucionarios, tanto así que el Emperador Meiji dictaminaba la orden de disolver el Bakufu. A esto le siguieron una serie de guerras entre los ejércitos restantes de ambos bandos. Estas son conocidas como Las Guerras Boshin (1868), son un total de cinco: Toba-Fijimi, donde fue el golpe fulminante al Bakufu, 5000 revolucionarios contra 15000 del Shogun; y las del Monte Ueno; Nagaoka; Aizu; y Hakodate.

-Finalmente el Shogun Yashinobu Tokugawa, el último en una dinastía de 250 años le cedió el poder al Emperador Meiji, comenzando el período Meiji, también conocido como Restauración Meiji o Revolución Meiji. En los primeros años se promulgaron leyes de igualdad como la prohibición de cargar espadas y la posibilidad de tener apellido (dos cosas exclusivas de los samurái durante el período Edo).