miércoles, julio 26

la impresión del aeropuerto de barcelona

magnitudinalmente limpio,
opaco y transparente,

la aislación sonora, dejando sólo la perturbación lumínica diáfana, pero con un tinte verde clarísimo, muestra escenas de caminantes bajo el sol, automóviles en movimiento, techos muy lejanos en una mesa rojiza que crece sobre el monte. Todo se ve como si el sonido no importase. Como si fuésemos fotógrafos sólamente.



Todo se aprecia cuando es temprano.

lunes, julio 24

No sabemos cuánto dura un instante.

sábado, julio 8

Pointillism


Postree is the new Pointillism
https://goo.gl/i451t4

martes, julio 4

Tres es la forma del triángulo





I Las cosas no son como las veo. Las apariencias se forman también por la actitud.
II La voz del cuerpo en actividad puede variar, es múltiple.
III Nunca ir para atrás, siempre avanzar sobre lo conquistado.

martes, junio 6

luego del olvidar el sueño

La gloria llevo tantos minutos recordando
gloria llevo tantos minutos recordando la
tantos minutos recordando la gloria llevo
recordando la gloria llevo tantos minutos.

Los músculos descansados despiertan,
a presión se encuerdan, botas de trote,
la meditación zen practicada en gimnasio,
la iluminada gloria viendo el dorado río.


parte cuerda de la mañana

Venecita despegada, te han errado del cielo,
estarás traficando cemento,
encolándote en el tráfico bancario,
hora pico en un taxi por Santa Fe y Callao.

A la mañana no puede hacerte cosas que quiero,
te he practicado sexo, desde ayer, todos los días,
venecita perdida, no te olvido y te escribo,
la ausencia te hace brillar y te necesito.


el sueño

me desperté sabiendo que estaba soñando,
me desperté aun más porque era un doble sueño,
y no por voluntad, sino por tu informe del robo,
venecita, me despertaste la angustia luego de la pesadilla.




sábado, mayo 20

Hay para olvidarles, perderles.

Por cada palabra extranjera o extraña exótica, porciones de hojas del discurso se pierden. De entintadas para el discurso en remolino se extravían.

 Se abren las de los edificios cortinas blancas. La cero penetración luminosa de los cubículos actorales escapan. Los bailarines somos en la de siempre comedia. Qué gracias, ninguna.

 Tanto hombres como mujeres somos meros actores. Los edificios y cada de luminosa ventana aceptan en fuego (luego explico) la premisa.

 Aceptan en fuego porque el material necesario no es ante verdades tan reveladas certeras.

 De carne solo queda la voluntad, los ligamentos al destino, los pies a la tierra o al barlovento en ceñida aerodinámica.

 Acostado las piernas son un avión,


Cuántas cosas podemos hacer si sentimos el mundo caminar bajo los pies ?